The calm before the storm

It´s been a while since my last post. But this has been a very busy month, and it seems is going to remain that way for a little longer.

I haven´t had much time lately to think about my next MBA-related step, that being to decide to which schools I want to apply. I think I am almost done with it: there are 3 schools to which I am sure I will apply. The thing is I would like to select other three to complete the 6-pack, and that will reqire a little more research, work or meditation on my part.

I have taken the opportunity to talk, by phone or mail, with several current students in the last few weeks and they have been nice enough to share their thoughts on and experiences in different US business schools, thus helping me get a better idea of the differences between them, and how I would fit in in every one of them. This has helped me narrow my possible choices for those 3 remaining spots to 5 schools (too many). But I am sure the decision will be tough, because all of them appeal to me in some way. It will all depend on to which factor I will put more value on: pure fit, location or how well (or better) connected that school is to my intended industry. Of course, it does not mean that I will, in fact, apply to 6 schools in the end, but that I´d like to have 6 schools as my possible options.

I know people who since the very beginning know the schools they would like to apply to. Like a friend of mine only applying to schools in California because that is where he wants to live in the future. I know that I want a social and close community (as I have stated in many post already), but I am not that worried about the exact location or by the fact that the school can be based in a small town or in a big city. As long as I think that one school can help me fulfill my goals, I will consider it; and that is making the process a little harder and longer for me. But it is also helping me to get to know more schools better.

So far the schools that have made it to the finish line are Tuck, Fuqua and Haas. All of them have small classes with close and collaborative communities and in which healthcare is kind of important. Of course the latter is not as much big in Tuck as it is in the other two, but after visiting and talking with students interested in the field, I would say it is one of the schools that, not having an specific certification, it has strong ties with the industry. Of the ones remaining in the hunt the hardest one to dismiss would be Stanford, because it has always been a dream university for me, but I´ll have to consider the slim chances of admission, if only from a statistical standpoint. Although “if 400 get in every year, why can´t I be one of them?” has always been my type of approach.

In any case, with GMAT and TOEFL done and my goals defined, this is the last step I must take before the applications are opened in a couple months, more or less, so I can afford to linger a little bit longer on the decision. But once it is decided the time will come, at last, for me to sart drafting esays, with one eye on fall deadlines, and with all the stress that comes with it. I have to say that, after almost a year since I started to think about the GMAT, I am really looking forward to starting my first application, although I know it is going to be a daunting and exhausting process.

Nobody said it would be easy.

 

Anuncios

UCLA evening

Last monday I was lucky enough to have an evening to spare…well, not quite, but I decided to take it and go sit at the UCLA Anderson presentation in Madrid.

And I made a wonderful choice.

UCLA Anderson

As an applicant, when you attend these events you expect to “get in touch” with the school, hopefully make some contacts to talk to about it and, more than anything, learn something that you couldn´t if stayed at home (or, at least, it would be much more difficult). And, in this regard, alumni and  students present at the event are what really make a difference. From them you learn not only about the program itself, but also lifestyle and even what to expect after you finish your MBA in that school (some of them might be doing eactly what you want to achieve).

In this case, the alumni present last monday were amazing. In fact, the Q&A part was quick, just a couple questions (yes, I took my opportunity to ask), and then they insisted that we join them for a couple drinks in a place nearby where there would be plenty of time to talk about everything. So we did, and once there even more alumni came and so there were more alumni than future applicants in the place. It was impossible for me to go talk to any single alumnus present, for they did not give me the oportunity: there was always one UCLA graduate who aproached you in order to ask if you liked/were interested in UCLA, ask about your goals, share his experience (in great detail), hand over his card prompting you to contact if needed help with the application… They didn´t mind to spend one hour talking to you about anything related to the school, the MBA in general, what would it mean to bring a partner with you… So, to sum up, I spent like three hours talking with countless people willing to share.

In the end, what you expect is that being there helps you understand and answer that famous question: “why this school?” In that regard, last monday evening was as successful as it could have been.

Researching schools

Now that I have finished with my MSc final project and given the fact that I won´t be at full throttle with GMAT until mid-august, I have now the time to really get started with Business Schools research.

Choosing a school where to apply is not as easy as it sounds, many factors come into consideration: location, curriculum, enviroment, school´s phylosophy, class size, intended industry…  The weight of each of those factors depends on the applicant´s interests and will determine which schools a candidate ends up applying to.

As for me, I am certain that I want a two-year program, since I think it suits better my career-changing plans, and that I would like to enter a top US school (given the fact that I´m going to spend so much time and put so much effort into it, let´s shoot for the stars). There are great schools here in Europe too, but I think it would be a more complete and challenging experience if I pack my back and cross the pond. But those are my only certainties for the moment, since many schools are appealing, and every top school has unique characteristics: Tuck´s location and phylosophy, Booth´s momentum and flexibility, Standford´s entreprenurial enviroment…I could go on with every school.

The amount of work ahead is daunting, so my first step will be to create/design a spreadsheet to resume each school´s characteristics and relate them to my interests and goals. Of course I have already signed up to some school-hosted events taking place in Madrid in the next few months, as a coffee chat this fridaywith some Booth students or the ones hosted by AdComs of Booth, Tuck or Haas next fall among others. Those are the best oportunities to get to know what people that “have been there” might have to say and to actually meet some of the people who are going to decide on your application.

It´s a ton of work, but I still have time until fall 2014, the sooner the better.

Eventos de MIT Sloan y Wharton

La semana pasada asistí a mis dos primeros “eventos MBA”, fueron la presentación del MIT Sloan por parte del equipo de admisiones de la escuela y un”Coffee Chat” con una alumno de Wharton.

MIT Sloan

El primero se celebró en el hotel Hesperia de Madrid. Antes de entrar, tenían disponibles toda la información y folletos sobre cada uno de los programas ofertados por la escuela (MBA, MFin…), y una vez en la sala se proyectaba un video sobre todo lo relacionado con el MIT: Boston, los programas, la vida estudiantil… lo cual servia para matar el tiempo hasta que empezara la presentación. El evento como tal, tuvo tres partes. La primera, una presentación por parte de dos miembros del equipo de admisiones de la escuela, muy corta, y en la que repasaron los detalles y características de la escuela, el MBA, MFin y LGO, así como lo que se esperaba de los candidatos que pensasen aplicar al MIT, pasando, punto por punto, por cada una de las fases del proceso de admisión. Me sorprendió (no había hecho del todo bien mis deberes, supongo, aunque para eso también sirven estos eventos) que sí comentaron que el TOEFL (exámen de inglés que requieren la mayor parte de las escuelas como prueba de tu nivel) no era necesario para la admisión, pues el nivel de inglés del candidato se evalúa en la propia entrevista. De la misma, por cierto, dejaron claro que sólo son realizadas por el propio personal del departamento de admisiones de la escuela, al contrario que en muchas otras escuelas en las que las entrevistas off-campus, las hacen ex-alumnos.

Tras esta breve introducción al MIT y concretamente a su escuela Sloan, 6 ex-alumnos de la misma que habían realizado el MBA entre finales de los noventa y mediados de los 2000, así como un alumno actual que acaba de terminar su primer año, compartieron sus experiencias durante esos 2 años. Cada uno comenzó presentándose y señalando el año de su graduación, comentando brevemente qué hacía antes de entrar en Sloan, en qué trabajó justo después y que hacía actualmente; y para terminar, cada uno compartía el detalle o hecho que más destacaría de la escuela. Lo que más me llamó la atención fue que todos destacaron, de una manera u otra, el carácter social de la escuela, la gente que habían conocido y el beneficio no sólo personal sino, por supuesto, profesional que habían obtenido de ello. Incluso muchos señalaron que eso era lo más importante del MBA, el tiempo que pasabas con tus compañeros, mucho más que lo estrictamente académico. Asimismo, todos dejaron claro que hacer el MBA en el MIT había sido fundamental para llegar donde habían llegado, no sólo por abrir puertas, sino también (los emprendedores) por dar la confianza para ser capaz de  “hacer algo por tu cuenta”, que alguno señaló no se hubiera quizá atrevido de no haber puesto allí las bases teóricas y prácticas, poniendo de manifiesto que esa es una de las ramas más importantes en el programa MBA del MIT. Como hecho curioso, la mitad de los ex-alumnos habían trabajado en McKinsey antes o después del MBA (varios, tanto antes como después),  lo cual arrancó alguna carcajada durante las presentaciones, claro, y, más tarde, alguna pregunta jocosa del tipo “¿Se puede entrar sin ser de McKinsey?”. Pero bromas aparte, eso lo que deja claro es la estrecha relación de algunas empresas con este tipo de escuelas y programas, y las oportunidades que las mismas representan para los estudiantes que se gradúan.

La última parte del evento, consistió en un pequeño cocktail en el que los asistentes teníamos la oportunidad de hablar con calma con los diferentes e-alumnos y alumnos allí presentes, los miembros de admisiones o con otras personas interesadas en la escuela. Es  la parte del evento más interesante, precisamente porque puedes preguntar  y comentar cosas específicas que más te interesan a gente que ha estado o está ah,í así como compartir experiencias e impresiones con otros en la misma situación que tú. De hecho, yo me llevé algunos contactos muy valiosos.

MIT Sloan

The Wharton School

El evento de Wharton fue bastante diferente al del MIT pues consistía simplemente en charlar con un estudiante actual mientras se toma un café. Un evento más informal, mucho más íntimo (fuimos 5 asistentes, además del estudiante que organizaba el evento). Durante la hora y media larga que estuvimos, repasamos todos los temas relacionados con el MBA: desde el GMAT, ensayos o entrevista, hasta la vida en la ciudad de Filadelfia, que es bastante más desconocida que otras ciudades de la costa Este, más allá de su nombre. En cuanto a la admisión, dejó claro que hay que trabajarla mucho y si es con bastante tiempo mejor. Si comentó, como detalle interesante, que a Wharton le interesa admitir a más estudiantes españoles pues quiere darse a conocer más en Europa donde no tiene el nombre de Harvard o Stanford, de las que no está tan lejos en Estados Unidos en lo que a prestigio se refiere.

Tengo que reconocer que me llevé una imagen algo diferente de Wharton de la que esperaba. La impresión que tenía (por lo que había oído hasta ahora) era que se trataba de una escuela muy competitiva y sin embargo, según íbamos hablando, Borja (así se llama el estudiante) fue dejando su opinión de que no era tal el caso, que había bastante colaboración entre los estudiantes y aquello no era ninguna selva. Además, muy en sintonía con lo que los alumnos del MIT habían contado, hizo mucho énfasis en la cantidad de actividades, eventos, viajes… que se organizan entre los estudiantes, de tal forma que todos los días hay algo que hacer, a parte de ir a clase y estudiar y hay que aprender a gestionar tu agenda.

Muy importante fue su visión de las oportunidades profesionales después de terminar el MBA, que él considera son muy superiores en Estados Unidos, incluso en otros países de Europa, que las que hay en España. Éste es un punto muy interesante a considerar, teniendo en cuenta que a la hora de elegir una escuela un factor importante es dónde quieres trabajar, y que uno de los objetivos del MBA es aumentar tu valor profesional.

En definitiva, ambas experiencias fueron muy positivas y coincido con lo que me habían comentado previamente de lo importante que es asistir a estos eventos cuando estás pensando en solicitar admisión a un MBA pues te da la oportunidad de conocer a los miembros de admisiones (importante ver cuáles son su propias opiniones sobre el proceso) y compartir impresiones con gente que ya lo hizo antes que tú y te va a dar una visión “interna” que no podrías tener de otra forma. Tanto es así que ya me he apuntado para la de Chicago Booth el 9 de septiembre.

The Wharton School

Avances

Después de muchos días, ya era hora de volver a escribir algo. Y lo hago al menos con ciertas novedades/avances en todos y cada uno de los “proyectos” que tengo en mente o empezados.

En primer lugar, estoy un paso más cerca de sellar mi “Master of Science” al haber terminado mi última asignatura (por fin!). y estar empezando la escritura de mi trabajo de fin de máster, en el cual ya llevo un tiempo trabajando y cuyo tema principal es el tratamiento anti-TNF usado para tratar enfermedades reumáticas. Con respecto a esa última asignatura (Educación Nutricional), si bien no es la disciplina que más me apasiona, me resultó interesante porque teníamos que elaborar desde cero una campaña de educación nutricional o alimentaria. Hay que decir, que los alumnos suelen ser bastante creativos e incluso en años anteriores hay quien ha hecho de esta campaña, en principio ficticia, una realidad. En nuestro grupo, aunque mi primera sugerencia fue diseñar un programa adaptado a una patología o enfermedad (dándome la oportunidad de ponerlo en práctica en mi hospital), acabamos por elaborar un plan relacionado con el desperdicio de alimentos en los hogares españoles. No era un tema fácil, por ser atípico y demasiado amplio, aunque precisamente por eso a la hora de presentarlo nos felicitaron, por ser originales y haber sabido concretar el tema, las fases y población diana. Aún así, me quedé con ganas de desarrollar un programa orientado a pacientes con SIDA o fibrosis quística, que me parecían muy interesantes y, como he dicho, más aplicables con nuestro medios reales.

En cuanto al GMAT, me dedicaré casi de llenó a él en cuanto haya presentado el proyecto. Ya tengo fecha para el examen, el 30 de octubre, 2 meses después de terminar el curso de preparación al que asistiré del 22 de agosto al 1 de septiembre. El hecho de tener la fecha hace que de alguna forma el examen empiece a ser una realidad, y que ya haya que tomárselo en serio. En total, teniendo en cuenta que espero empezar con el estudio (o la adaptación a él) poco a poco desde principios de agosto, antes del curso, serán unos tres mes de preparación. Según he ido viendo, ese es el tiempo medio de dedicación al mismo aunque, claro está, el tiempo necesario para presentarse con garantías varía con cada persona.

El hecho de hacer o no un curso de preparación también depende de la persona, de la capacidad y dedicación de cada uno. Yo he decidido apuntarme porque teniendo en cuenta lo complicado del proceso de admisión a un MBA, toda ayuda y todo lo que se pueda poner a tu favor hay que aprovecharlo. Por eso he decidido asistir al curso de “GMAT classes”en Madrid, que varios conocidos me han recomendado.

Por otro lado, este mes visitan Madrid dos de los programas top de Estados Unidos, MIT Sloan (19 de junio) y UPenn Wharton (21 de junio, provisionalmente), y como no podía ser de otra manera, en cuanto lo supe me inscribí para ambos eventos. En el “MIT Sloan-on-the-Road”, vienen responsables de admisiones y alumni de la escuela a hablar sobre sus programas y es una oportunidad para conocerlos, poder preguntar dudas y hacer networking, no sólo con miembros de la escuela, sino con otros posibles candidatos. El evento de Wharton está organizado por alumnos de la escuela; el objetivo es el mismo, aprender y obtener información de primera mano acerca de todo lo relacionado con la escuela, aunque, parece, será un evento más informal. En cualquier caso, serán una buena oportunidad para ampliar mi conocimiento sobre esos dos programas y tener más información para decidir llegado el momento. Lo cual también quiere decir que tengo que llevar mis ideas sobre ambas escuelas bastante frescas para poder hacer las preguntas adecuadas y obtener las respuestas que realmente me sirvan para evaluar como se adapta cada programa a mis intereses y yo a los mimos.

GMAT

Existen dos requisitos fundamentales al aplicar a una escuela de negocios: el GMAT y el TOEFL. Dentro del amplio proceso que es la aplicación, dónde se tiene en cuenta todo lo que has hecho anteriormente personal y profesionalmente, tus intereses y motivaciones, esos son los dos pasos iniciales antes de poder pasar a la solicitud en sí.

El GMAT es lo que se conoce como computer adaptative test (CAT), es decir, un éxamen hecho por ordenador de tal forma que la dificultad del mismo se adapta en función de los resultados de las preguntas anteriores: la próxima pregunta que te haga vendrá determinado por tu éxito respondiendo las previas. El examen consta de cuatro partes básicas: Analytical Writing Assessment, Integrated Reasoning, Quant y Verbal, las cuales tratan de evaluar la capacidad del analítica del estudiante, aplicada tanto a conceptos matemáticos, como verbales o argumentativos. La puntuación del GMAT puede ir desde 200 hasta 800 puntos, que vienen dados por las secciones Verbal y Quant, en tanto que AWA e IR se evalúan por separado y no cuentan para la nota final de forma directa, aunque eso no quiere decir que no se vayan a tener en cuenta.

En el AWA el candidato debe realizar una redacción valorando un argumento. Para ello dispone de 30 minutos. Este ensayo será evaluado de por un lector humano y un programa llamado e-Rater en una escala de 0 a 6, y si no difieren en más de un punto entre ellas, la media de ambas sera la nota final. Sin embargo, si difieren en más de un punto, se hará una tercera corrección del mismo.

La segunda parte del examen es el Integrated Reasoning. En esta sección, a su vez, existen cuatro tipos de preguntas: Multi-Source Reasoning, Graphics Interpretation, Two-Part Analysis y Table Analysis; en todas las cuales se le propocionan al candidato diferentes fuentes de información (textos, tablas, gráficas) de las que se debe extraer la información necesaria para responder a  las preguntas realizadas en cada caso. En total son 12 preguntas, con un tiempo para responder de 30 minutos, siendo la sección evaluada de 1 a 8 puntos.

Tras estas dos partes es cuando comienza el GMAT de verdad: dos test de 75 minutos separados por un descanso de 8. El primero se compone de 37 preguntas (a poco más de 2 minutos por pregunta) que evalúan tus capacidades cuantitativas. Realmente las matemáticas que se manejan no son avanzadas, al contrario, son conceptos de Bachillerato; lo difícil es, claro, el tiempo y que realmente lo que se pone a prueba es la capacidad analítica. Aunque las matemáticas no sean difíciles, hay que tener claro lo que se pregunta y manejar con soltura los conceptos necesarios para poder llegar rápidamente a una respuesta correcta, o al menos, si hay que suponer, suponer con criterio. Esta parte del examen consta de dos tipos de preguntas: Problem Solving (los clásicos problemas matemáticos, tipo “Cuando un tren sale…” “Si una manguera llena una piscina en 1 hora…”) y Data Sufficiency, dónde se hace una pregunta, se dan dos supuestos y hay que averiguar si uno de ellos o los dos son sufcientes o no para responder a esa pregunta.

El segundo test es el verbal, con 41 preguntas que se dividen en Sentence Correction (se pide señalar la forma más correcta de decir algo), Critical Reasoning (se da un argumento y luego se pide, por ejemplo, que señalemos la idea que pone de manifiesto lo erróneo del mismo) y Reading Comprehension (se da un texto sobre el que luego se hacen unas preguntas). Esta parte suele ser más difícil de dominar que la anterior para la mayoría de las personas, sobretodo teniendo en cuenta que el inglés puede no ser tu idioma nativo. Pero como todo, se puede entrenar y mejorar. Además, si se puede, siempre es una ventaja hacerlo bien donde otros no destacan tanto.

Estos dos test son los que determinan la puntuación del GMAT entre 200 y 800. Lo que hace el programa informático es revaluar tu nivel con cada respuesta que das, de tal forma que si respondes correctamente, la dificultad va subiendo y al contrario si la respuesta es errónea. Al final del examen, el programa determina tu puntuación en función del nivel medio de preguntas que has respondido durante el examen, acertadas o no.

La puntuación necesaria para entrar en un programa depende de la escuela. Éstas, generalmente, afirman que no hay un GMAT mínimo, aunque sí señalan la nota media de los admitidos. Para las escuelas top norteamericanas esta media se sitúa alrededor de los 710, y algo inferior para las mejores europeas. Es decir, para ser competitivo, lo mejor es tener una nota de 700 o superior. De cualquier manera, un buen dato para hacerse una idea de que nota necesitamos es el rango intermedio de GMAT que corresponde al 80% de los admitidos en las diferentes escuelas. Hay que tener en cuenta que un GMAT muy bueno no va a asegurar una admisión, pero uno deficiente sí que puede suponer quedarte a las puertas.

La estrategia a seguir, en lo que a preparación del examen se refiere, depende de cada persona, del tiempo que tenga, el presupuesto… Mucha gente prefiere preparárselo por su cuenta; existen muchos recursos disponibles, numerosos libros que abarcan el temario del examen…Imprescindibles son las Guías Oficiales que son las únicas que cuentan con preguntas reales del examen. Muy recomendables son también el conjunto de guías de Manhattan GMAT, o algunos libros de Kaplan o Power Score…Además muchos de ellos incluyen preguntas tipo examen o exámenes adaptativos completos, muy útiles para ir viendo tu nivel. Con estos recursos y mucho esfuerzo, hay estudiantes que lo preparan por su cuenta, incluso en poco tiempo. La otra opción es prepararlo con un curso;  existen numerosas opciones, presenciales y a distancia, normalmente no son baratas, aunque tienes la ventaja de que alguien te guía,  te da ciertas pautas sobre como enfrentarte a cada tipo de pregunta, te explica aquellas cosas que no entiendes. El curso por sí sólo no es suficiente claro, exige esfuerzo adicional. Una opción o la otra depende, como he comentado, del tipo de persona, de cómo estudie mejor, de si se es o no autodidacta, en mayor o menor grado, o se tiene tiempo para ir a los cursos…Hay personas que por su cuenta sólo necesitan pocas semanas y  personas que aún habiendo hecho un curso necesitan 2 , 3 o 4 meses. Lo que esta claro es que supone un esfuerzo y requiere motivación personal.

Yo, personalmente, aunque siempre he sido de estudiar por mi cuenta, he decidido ir a un curso, pues el examen es bastante peculiar y la competencia grande, así mejor usar todos los recursos a mi alcance; y luego tocarán muchas horas de estudio. Nada nuevo, por otro lado.

Homework

Now that I have some spare time (not much), I will take the chance to write my first post in english, so I can practice a little bit and make it a habit.

These last few weeks I´ve been (I still am) loaded with work. I am trying to finish the final project for my Masters in Pharmaceutical Sciences, which is about anti-TNF drugs and their toxicity when used to treat rheumatologic disorders, and that will take me until late june to fully complete. Besides that, I am also doing a another small research project about hemorrhagic strokes suffered by haemophiliac patients and how they were treated, which I intend to present to the Annual Congress of the Spanish Society of Hospital Pharmacy. Given the fact that, because of all this, I spend almost 12 hours everyday at the hospital (without taking into account the days I am actually on call), there is not much time left for any other thing right now.

Fortunately, last week I did have enough time  to continue my research on MBA-related subjects.  Everyone who I have talked to about have made a very clear point that a deep knowledge about every school I intend to apply is essential. You have to know what they offer (curriculum, career services, clubs…) and the philosophy of the school (is it competitive/collaborative?, is it a tight-knit community?…). It is also recommended to get to talk with students or alumni so they can provide first-hand opinions, information about student life, how classes are taught and graded …  Of course, you must also look into recent employment reports (the schools release them) for you to know  which companies recruit at that particular school, and which are the top-hiring companies or industries (there may be schools with a very clear orientation towards a certain industry). It is also important to consider the geografical area you may want to work after you finish the MBA, because if you want to work in the US, you will more likely secure a job there coming from an american school.

Given all this, I´ve started to gather all the information I find about some schools I am interested in. Of course the first source of information is always their website, where you can find everything regarding the program, curriculum, fees & financial aid, application process… Another good source is the student blog (many of the schools have one), where current student share their experiences on the program and outside the classroom. I would also strongly recommend to read the blog of an actual student of one of those schools (ridworld – MBA en Chicago Booth) that I´ve found to be very useful, since many questions I wanted to ask have already been answered through reading it (in fact, I am starting my research with Booth because of what I have already learned there and given the fact that it is the school that I know more about right now, which is still little).

Another matter I will focus in while I´m trying to learn a little bit more about those business schools are the different scholarship programs available to study an MBA. Of course the schools have their own scholarship and loan programs, but it is a must to investigate what other organizations offer this kind of aid, since an MBA is very expensive and getting the funds to pay can be difficult. As there are many different kind of scholarships offered by many institutions under also different conditions, It will take time to get to know many of them and select at least a few to apply to when the time comes (and also meet some of their conditions since, for example, you have to submit your GMAT and TOEFL scores when applying), so it is a good idea to start looking into it soon, the same as with the schools.

Finally, at the same time, I have to start preparing myself to the GMAT course I intend to take next august. I need to refresh my basic high school math, because although I have always been very good at math, there are many concepts I have not used for years. I also need to get my english ready (reading, listening…) since the classes are taught in english.

Let´s hope I can get everything done on time!