Avances

Después de muchos días, ya era hora de volver a escribir algo. Y lo hago al menos con ciertas novedades/avances en todos y cada uno de los “proyectos” que tengo en mente o empezados.

En primer lugar, estoy un paso más cerca de sellar mi “Master of Science” al haber terminado mi última asignatura (por fin!). y estar empezando la escritura de mi trabajo de fin de máster, en el cual ya llevo un tiempo trabajando y cuyo tema principal es el tratamiento anti-TNF usado para tratar enfermedades reumáticas. Con respecto a esa última asignatura (Educación Nutricional), si bien no es la disciplina que más me apasiona, me resultó interesante porque teníamos que elaborar desde cero una campaña de educación nutricional o alimentaria. Hay que decir, que los alumnos suelen ser bastante creativos e incluso en años anteriores hay quien ha hecho de esta campaña, en principio ficticia, una realidad. En nuestro grupo, aunque mi primera sugerencia fue diseñar un programa adaptado a una patología o enfermedad (dándome la oportunidad de ponerlo en práctica en mi hospital), acabamos por elaborar un plan relacionado con el desperdicio de alimentos en los hogares españoles. No era un tema fácil, por ser atípico y demasiado amplio, aunque precisamente por eso a la hora de presentarlo nos felicitaron, por ser originales y haber sabido concretar el tema, las fases y población diana. Aún así, me quedé con ganas de desarrollar un programa orientado a pacientes con SIDA o fibrosis quística, que me parecían muy interesantes y, como he dicho, más aplicables con nuestro medios reales.

En cuanto al GMAT, me dedicaré casi de llenó a él en cuanto haya presentado el proyecto. Ya tengo fecha para el examen, el 30 de octubre, 2 meses después de terminar el curso de preparación al que asistiré del 22 de agosto al 1 de septiembre. El hecho de tener la fecha hace que de alguna forma el examen empiece a ser una realidad, y que ya haya que tomárselo en serio. En total, teniendo en cuenta que espero empezar con el estudio (o la adaptación a él) poco a poco desde principios de agosto, antes del curso, serán unos tres mes de preparación. Según he ido viendo, ese es el tiempo medio de dedicación al mismo aunque, claro está, el tiempo necesario para presentarse con garantías varía con cada persona.

El hecho de hacer o no un curso de preparación también depende de la persona, de la capacidad y dedicación de cada uno. Yo he decidido apuntarme porque teniendo en cuenta lo complicado del proceso de admisión a un MBA, toda ayuda y todo lo que se pueda poner a tu favor hay que aprovecharlo. Por eso he decidido asistir al curso de “GMAT classes”en Madrid, que varios conocidos me han recomendado.

Por otro lado, este mes visitan Madrid dos de los programas top de Estados Unidos, MIT Sloan (19 de junio) y UPenn Wharton (21 de junio, provisionalmente), y como no podía ser de otra manera, en cuanto lo supe me inscribí para ambos eventos. En el “MIT Sloan-on-the-Road”, vienen responsables de admisiones y alumni de la escuela a hablar sobre sus programas y es una oportunidad para conocerlos, poder preguntar dudas y hacer networking, no sólo con miembros de la escuela, sino con otros posibles candidatos. El evento de Wharton está organizado por alumnos de la escuela; el objetivo es el mismo, aprender y obtener información de primera mano acerca de todo lo relacionado con la escuela, aunque, parece, será un evento más informal. En cualquier caso, serán una buena oportunidad para ampliar mi conocimiento sobre esos dos programas y tener más información para decidir llegado el momento. Lo cual también quiere decir que tengo que llevar mis ideas sobre ambas escuelas bastante frescas para poder hacer las preguntas adecuadas y obtener las respuestas que realmente me sirvan para evaluar como se adapta cada programa a mis intereses y yo a los mimos.

Anuncios

Homework

Now that I have some spare time (not much), I will take the chance to write my first post in english, so I can practice a little bit and make it a habit.

These last few weeks I´ve been (I still am) loaded with work. I am trying to finish the final project for my Masters in Pharmaceutical Sciences, which is about anti-TNF drugs and their toxicity when used to treat rheumatologic disorders, and that will take me until late june to fully complete. Besides that, I am also doing a another small research project about hemorrhagic strokes suffered by haemophiliac patients and how they were treated, which I intend to present to the Annual Congress of the Spanish Society of Hospital Pharmacy. Given the fact that, because of all this, I spend almost 12 hours everyday at the hospital (without taking into account the days I am actually on call), there is not much time left for any other thing right now.

Fortunately, last week I did have enough time  to continue my research on MBA-related subjects.  Everyone who I have talked to about have made a very clear point that a deep knowledge about every school I intend to apply is essential. You have to know what they offer (curriculum, career services, clubs…) and the philosophy of the school (is it competitive/collaborative?, is it a tight-knit community?…). It is also recommended to get to talk with students or alumni so they can provide first-hand opinions, information about student life, how classes are taught and graded …  Of course, you must also look into recent employment reports (the schools release them) for you to know  which companies recruit at that particular school, and which are the top-hiring companies or industries (there may be schools with a very clear orientation towards a certain industry). It is also important to consider the geografical area you may want to work after you finish the MBA, because if you want to work in the US, you will more likely secure a job there coming from an american school.

Given all this, I´ve started to gather all the information I find about some schools I am interested in. Of course the first source of information is always their website, where you can find everything regarding the program, curriculum, fees & financial aid, application process… Another good source is the student blog (many of the schools have one), where current student share their experiences on the program and outside the classroom. I would also strongly recommend to read the blog of an actual student of one of those schools (ridworld – MBA en Chicago Booth) that I´ve found to be very useful, since many questions I wanted to ask have already been answered through reading it (in fact, I am starting my research with Booth because of what I have already learned there and given the fact that it is the school that I know more about right now, which is still little).

Another matter I will focus in while I´m trying to learn a little bit more about those business schools are the different scholarship programs available to study an MBA. Of course the schools have their own scholarship and loan programs, but it is a must to investigate what other organizations offer this kind of aid, since an MBA is very expensive and getting the funds to pay can be difficult. As there are many different kind of scholarships offered by many institutions under also different conditions, It will take time to get to know many of them and select at least a few to apply to when the time comes (and also meet some of their conditions since, for example, you have to submit your GMAT and TOEFL scores when applying), so it is a good idea to start looking into it soon, the same as with the schools.

Finally, at the same time, I have to start preparing myself to the GMAT course I intend to take next august. I need to refresh my basic high school math, because although I have always been very good at math, there are many concepts I have not used for years. I also need to get my english ready (reading, listening…) since the classes are taught in english.

Let´s hope I can get everything done on time!

Farmacéutico Interno Residente

Este jueves fue la elección de las plazas F.I.R. (Farmacéutico Interno Residente) de este año 2013. Esto quiere decir que en poco más de un mes estaremos dando la bienvenida a dos nuevas residentes en el Servicio de Farmacia, demostrando una vez más que lo que hicimos mi co-residente y yo entrando dos chicos el mismo año es la excepción en la Farmacia Hospitalaria, al menos en mi hospital.

También significa despedir a las residentes que finalizan su cuarto año, con la nostalgia que suele acompañar por tantas (y tantas) horas de guardia y de no guardia compartidas; y que yo llego a la mitad de mi residencia. Ya llevo completados (y evaluados favorablemente) dos años de los cuatro de que consta la especialidad.

Las razones que me llevaron a optar por esta vía fueron el hecho de que no tantos farmacéuticos son especialistas y me apetecía conocer y experimentar un ambiente diferente, el trabajo de un farmacéutico en un hospital y que se podía aprender y aportar. Así como el hecho de ampliar mis perspectivas de futuro y las puertas que siempre puede abrir el título de especialista.

Recordando todo esto, trataré de resumir en este post lo que supone llegar a ser residente.

El examen

El examen FIR es esencialmente lo mismo que el examen MIR pero para farmacéuticos, una prueba de acceso necesaria para optar a ser especialista (En el caso de Farmacia, dichas especializaciones pueden ser Farmacia Hospitalaria, Análisis Clínicos, Microbiología y Parasitología, Bioquímica Clínica, Radiofarmacia, Inmunología  y Farmacia Industrial y Galénica). Dicho examen es un test de más de 200 preguntas (que supone el 90% de la nota, siendo el otro 10% el expediente académico) y que cubre casi todas las materias relacionadas con la carrera de Farmacia, cuya preparación requiere varios meses de estudio, sobretodo si se quiere una especialidad u hospital el concreto.

En mi caso particular, como quería hacer Farmacia Hospitalaria (la que cuenta con más plazas, pero también la más demandada), en un hospital importante y en Madrid, sabía desde el principio que tenía que hacer un buen examen, con lo cual la presión era grande, pero eso no hizo sino motivarme más; sabiendo sobretodo que el resultado no dependía sólo de mí, sino de la competencia que hubiera, pero también que si mi examen era lo bueno que tenía que ser, sería difícil quedarme sin nada que cumpliera mis tres objetivos.

Así pues, me “apunté” a la academia, como casi todos los aspirantes, lo cual supone obtener un muy bien elaborado material de estudio, consejos sobre como afrontar el examen, así como qué materias o partes de ellas eran primer nivel de estudio, segundo, etc… Pero, como he dicho, casi todo el mundo va a la misma academia, con lo que la diferencia se marca estudiando.

La plaza FIR se consigue estudiando y estudiando con cierto criterio. Esto quiere decir que lo primero es tener claros tus objetivos y en función de lo restrictivos que sean, tendrás que optar de entrada a plazas más altas o no y organizar tu estudio en función a ello: aunque lo mejor y lo recomendable es ir a por todas de cualquier manera, si necesitas una plaza muy alta, hay que estudiar hasta el último nivel . Lo segundo es identificar (en eso ayuda la academia, hablar con gente que ya lo ha hecho) qué materias o qué partes de cada materia son esenciales para estar en el partido y después, en función del tiempo, ir ampliando y estudiando en profundidad otras materias, que no todo el mundo llega, para subir el nivel de tu examen. Por último, practicar; hay que hacer test, test y test de cada materia, cada día, y cuando se tiene ya una visión general, empezar a hacer exámenes de años anteriores. Yo hice como 8 o 9 exámenes completos de años anteriores y los hice en casa como si estuviera (casi) en el examen, sin levantarme y sin hacer caso a nada más durante las dos horas y media que me llevaba.

El día del examen, habiendo estudiado bien, simplemente hay que tener suerte, que siempre cuenta y más cuando las diferencias son pequeñas. Suerte, no ponerse nervioso y tratar de contestar rápido lo que se sabe y volver luego sobre lo que se duda, que aunque 5 horas son muchas, también son muchas preguntas y hay que intentar dar varías “vueltas” al examen para repasar y tratar de contestar las más dudosas. Por supuesto, hay que tener claro hasta que punto nos la queremos jugar en función de nuestra puntuación objetivo. Cada pregunta errónea resta un tercio de una acertada (un punto arriba o abajo, puede suponer varias plazas, sobretodo si te encuentras a mitad de tabla) y llegará un momento en que haya que jugarse varias preguntas en las que sólo sabemos con certeza que la respuesta se encuentra entre 2 o incluso 3 opciones.

La elección

Antes de elegir, conviene visitar aquellos Servicios de Farmacia (o el que corresponda según lo que quieras elegir) que más interesen para hacerse una mejor idea y poder hablar con sus residentes actuales. Aunque nunca vas a conocer un Servicio hasta que no trabajas en él,  sí te puede dar una ligera visión y ayudarte a hacer una lista de preferencias.

Sobre qué elegir, eso depende de la persona, de qué especialidad quiere, si quiere algún lugar en particular o no le importa moverse… Yo sabía que quería un hospital grande, creo que ofrecen la oportunidad de ver más “cosas” (patologías, tratamientos…), suelen abarcar más. Pero quizá en un hospital más pequeño, se pueda adquirir antes un grado de responsabilidad mayor o se pueda profundizar más en un área determinada. En definitiva, depende; no hay elección equivocada.

Llegados al propio día de la elección, lo importante es tener claras tus preferencias. A mi no me costó mucho, tenía un número alto y eso me quitó agobios y quebraderos de cabeza haciendo cuentas a ver qué va a quedar cuando toque elegir. Pero cuando no lo tienes tan claro, o dependes de lo que escojan muchos por delante tuyo, es importante tener una lista de preferencias en lo que respecta a especialidad, hospitales y geografía y saber hasta que punto son importantes cada una, porque si no, se pueden pasar momentos de mucho estrés hasta que te toca elegir, y a veces no sabes ni lo que queda disponible y si hay algo de lo que te interesaba en un principio.

En definitiva, lo importante es tener claro que no hay elección mala (y desde luego no antes de haber siquiera trabajado allí). Difícilmente se va a entrar en un Servicio que no te guste nada y que te lleve a arrepentirte de tu elección. Después de tener la oportunidad de conocer muchas Farmacias y muchos residentes, lo que me queda claro es que en todas hay gente de la que se puede aprender mucho (si quieres) y que casi todo el mundo está igual de contento vengan del hospital que vengan.

Después de este resumen de lo que supone llegar a ser residente, dejaré para otro día lo que es la Residencia en sí…