Eventos de MIT Sloan y Wharton

La semana pasada asistí a mis dos primeros “eventos MBA”, fueron la presentación del MIT Sloan por parte del equipo de admisiones de la escuela y un”Coffee Chat” con una alumno de Wharton.

MIT Sloan

El primero se celebró en el hotel Hesperia de Madrid. Antes de entrar, tenían disponibles toda la información y folletos sobre cada uno de los programas ofertados por la escuela (MBA, MFin…), y una vez en la sala se proyectaba un video sobre todo lo relacionado con el MIT: Boston, los programas, la vida estudiantil… lo cual servia para matar el tiempo hasta que empezara la presentación. El evento como tal, tuvo tres partes. La primera, una presentación por parte de dos miembros del equipo de admisiones de la escuela, muy corta, y en la que repasaron los detalles y características de la escuela, el MBA, MFin y LGO, así como lo que se esperaba de los candidatos que pensasen aplicar al MIT, pasando, punto por punto, por cada una de las fases del proceso de admisión. Me sorprendió (no había hecho del todo bien mis deberes, supongo, aunque para eso también sirven estos eventos) que sí comentaron que el TOEFL (exámen de inglés que requieren la mayor parte de las escuelas como prueba de tu nivel) no era necesario para la admisión, pues el nivel de inglés del candidato se evalúa en la propia entrevista. De la misma, por cierto, dejaron claro que sólo son realizadas por el propio personal del departamento de admisiones de la escuela, al contrario que en muchas otras escuelas en las que las entrevistas off-campus, las hacen ex-alumnos.

Tras esta breve introducción al MIT y concretamente a su escuela Sloan, 6 ex-alumnos de la misma que habían realizado el MBA entre finales de los noventa y mediados de los 2000, así como un alumno actual que acaba de terminar su primer año, compartieron sus experiencias durante esos 2 años. Cada uno comenzó presentándose y señalando el año de su graduación, comentando brevemente qué hacía antes de entrar en Sloan, en qué trabajó justo después y que hacía actualmente; y para terminar, cada uno compartía el detalle o hecho que más destacaría de la escuela. Lo que más me llamó la atención fue que todos destacaron, de una manera u otra, el carácter social de la escuela, la gente que habían conocido y el beneficio no sólo personal sino, por supuesto, profesional que habían obtenido de ello. Incluso muchos señalaron que eso era lo más importante del MBA, el tiempo que pasabas con tus compañeros, mucho más que lo estrictamente académico. Asimismo, todos dejaron claro que hacer el MBA en el MIT había sido fundamental para llegar donde habían llegado, no sólo por abrir puertas, sino también (los emprendedores) por dar la confianza para ser capaz de  “hacer algo por tu cuenta”, que alguno señaló no se hubiera quizá atrevido de no haber puesto allí las bases teóricas y prácticas, poniendo de manifiesto que esa es una de las ramas más importantes en el programa MBA del MIT. Como hecho curioso, la mitad de los ex-alumnos habían trabajado en McKinsey antes o después del MBA (varios, tanto antes como después),  lo cual arrancó alguna carcajada durante las presentaciones, claro, y, más tarde, alguna pregunta jocosa del tipo “¿Se puede entrar sin ser de McKinsey?”. Pero bromas aparte, eso lo que deja claro es la estrecha relación de algunas empresas con este tipo de escuelas y programas, y las oportunidades que las mismas representan para los estudiantes que se gradúan.

La última parte del evento, consistió en un pequeño cocktail en el que los asistentes teníamos la oportunidad de hablar con calma con los diferentes e-alumnos y alumnos allí presentes, los miembros de admisiones o con otras personas interesadas en la escuela. Es  la parte del evento más interesante, precisamente porque puedes preguntar  y comentar cosas específicas que más te interesan a gente que ha estado o está ah,í así como compartir experiencias e impresiones con otros en la misma situación que tú. De hecho, yo me llevé algunos contactos muy valiosos.

MIT Sloan

The Wharton School

El evento de Wharton fue bastante diferente al del MIT pues consistía simplemente en charlar con un estudiante actual mientras se toma un café. Un evento más informal, mucho más íntimo (fuimos 5 asistentes, además del estudiante que organizaba el evento). Durante la hora y media larga que estuvimos, repasamos todos los temas relacionados con el MBA: desde el GMAT, ensayos o entrevista, hasta la vida en la ciudad de Filadelfia, que es bastante más desconocida que otras ciudades de la costa Este, más allá de su nombre. En cuanto a la admisión, dejó claro que hay que trabajarla mucho y si es con bastante tiempo mejor. Si comentó, como detalle interesante, que a Wharton le interesa admitir a más estudiantes españoles pues quiere darse a conocer más en Europa donde no tiene el nombre de Harvard o Stanford, de las que no está tan lejos en Estados Unidos en lo que a prestigio se refiere.

Tengo que reconocer que me llevé una imagen algo diferente de Wharton de la que esperaba. La impresión que tenía (por lo que había oído hasta ahora) era que se trataba de una escuela muy competitiva y sin embargo, según íbamos hablando, Borja (así se llama el estudiante) fue dejando su opinión de que no era tal el caso, que había bastante colaboración entre los estudiantes y aquello no era ninguna selva. Además, muy en sintonía con lo que los alumnos del MIT habían contado, hizo mucho énfasis en la cantidad de actividades, eventos, viajes… que se organizan entre los estudiantes, de tal forma que todos los días hay algo que hacer, a parte de ir a clase y estudiar y hay que aprender a gestionar tu agenda.

Muy importante fue su visión de las oportunidades profesionales después de terminar el MBA, que él considera son muy superiores en Estados Unidos, incluso en otros países de Europa, que las que hay en España. Éste es un punto muy interesante a considerar, teniendo en cuenta que a la hora de elegir una escuela un factor importante es dónde quieres trabajar, y que uno de los objetivos del MBA es aumentar tu valor profesional.

En definitiva, ambas experiencias fueron muy positivas y coincido con lo que me habían comentado previamente de lo importante que es asistir a estos eventos cuando estás pensando en solicitar admisión a un MBA pues te da la oportunidad de conocer a los miembros de admisiones (importante ver cuáles son su propias opiniones sobre el proceso) y compartir impresiones con gente que ya lo hizo antes que tú y te va a dar una visión “interna” que no podrías tener de otra forma. Tanto es así que ya me he apuntado para la de Chicago Booth el 9 de septiembre.

The Wharton School

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s