GMAT

Existen dos requisitos fundamentales al aplicar a una escuela de negocios: el GMAT y el TOEFL. Dentro del amplio proceso que es la aplicación, dónde se tiene en cuenta todo lo que has hecho anteriormente personal y profesionalmente, tus intereses y motivaciones, esos son los dos pasos iniciales antes de poder pasar a la solicitud en sí.

El GMAT es lo que se conoce como computer adaptative test (CAT), es decir, un éxamen hecho por ordenador de tal forma que la dificultad del mismo se adapta en función de los resultados de las preguntas anteriores: la próxima pregunta que te haga vendrá determinado por tu éxito respondiendo las previas. El examen consta de cuatro partes básicas: Analytical Writing Assessment, Integrated Reasoning, Quant y Verbal, las cuales tratan de evaluar la capacidad del analítica del estudiante, aplicada tanto a conceptos matemáticos, como verbales o argumentativos. La puntuación del GMAT puede ir desde 200 hasta 800 puntos, que vienen dados por las secciones Verbal y Quant, en tanto que AWA e IR se evalúan por separado y no cuentan para la nota final de forma directa, aunque eso no quiere decir que no se vayan a tener en cuenta.

En el AWA el candidato debe realizar una redacción valorando un argumento. Para ello dispone de 30 minutos. Este ensayo será evaluado de por un lector humano y un programa llamado e-Rater en una escala de 0 a 6, y si no difieren en más de un punto entre ellas, la media de ambas sera la nota final. Sin embargo, si difieren en más de un punto, se hará una tercera corrección del mismo.

La segunda parte del examen es el Integrated Reasoning. En esta sección, a su vez, existen cuatro tipos de preguntas: Multi-Source Reasoning, Graphics Interpretation, Two-Part Analysis y Table Analysis; en todas las cuales se le propocionan al candidato diferentes fuentes de información (textos, tablas, gráficas) de las que se debe extraer la información necesaria para responder a  las preguntas realizadas en cada caso. En total son 12 preguntas, con un tiempo para responder de 30 minutos, siendo la sección evaluada de 1 a 8 puntos.

Tras estas dos partes es cuando comienza el GMAT de verdad: dos test de 75 minutos separados por un descanso de 8. El primero se compone de 37 preguntas (a poco más de 2 minutos por pregunta) que evalúan tus capacidades cuantitativas. Realmente las matemáticas que se manejan no son avanzadas, al contrario, son conceptos de Bachillerato; lo difícil es, claro, el tiempo y que realmente lo que se pone a prueba es la capacidad analítica. Aunque las matemáticas no sean difíciles, hay que tener claro lo que se pregunta y manejar con soltura los conceptos necesarios para poder llegar rápidamente a una respuesta correcta, o al menos, si hay que suponer, suponer con criterio. Esta parte del examen consta de dos tipos de preguntas: Problem Solving (los clásicos problemas matemáticos, tipo “Cuando un tren sale…” “Si una manguera llena una piscina en 1 hora…”) y Data Sufficiency, dónde se hace una pregunta, se dan dos supuestos y hay que averiguar si uno de ellos o los dos son sufcientes o no para responder a esa pregunta.

El segundo test es el verbal, con 41 preguntas que se dividen en Sentence Correction (se pide señalar la forma más correcta de decir algo), Critical Reasoning (se da un argumento y luego se pide, por ejemplo, que señalemos la idea que pone de manifiesto lo erróneo del mismo) y Reading Comprehension (se da un texto sobre el que luego se hacen unas preguntas). Esta parte suele ser más difícil de dominar que la anterior para la mayoría de las personas, sobretodo teniendo en cuenta que el inglés puede no ser tu idioma nativo. Pero como todo, se puede entrenar y mejorar. Además, si se puede, siempre es una ventaja hacerlo bien donde otros no destacan tanto.

Estos dos test son los que determinan la puntuación del GMAT entre 200 y 800. Lo que hace el programa informático es revaluar tu nivel con cada respuesta que das, de tal forma que si respondes correctamente, la dificultad va subiendo y al contrario si la respuesta es errónea. Al final del examen, el programa determina tu puntuación en función del nivel medio de preguntas que has respondido durante el examen, acertadas o no.

La puntuación necesaria para entrar en un programa depende de la escuela. Éstas, generalmente, afirman que no hay un GMAT mínimo, aunque sí señalan la nota media de los admitidos. Para las escuelas top norteamericanas esta media se sitúa alrededor de los 710, y algo inferior para las mejores europeas. Es decir, para ser competitivo, lo mejor es tener una nota de 700 o superior. De cualquier manera, un buen dato para hacerse una idea de que nota necesitamos es el rango intermedio de GMAT que corresponde al 80% de los admitidos en las diferentes escuelas. Hay que tener en cuenta que un GMAT muy bueno no va a asegurar una admisión, pero uno deficiente sí que puede suponer quedarte a las puertas.

La estrategia a seguir, en lo que a preparación del examen se refiere, depende de cada persona, del tiempo que tenga, el presupuesto… Mucha gente prefiere preparárselo por su cuenta; existen muchos recursos disponibles, numerosos libros que abarcan el temario del examen…Imprescindibles son las Guías Oficiales que son las únicas que cuentan con preguntas reales del examen. Muy recomendables son también el conjunto de guías de Manhattan GMAT, o algunos libros de Kaplan o Power Score…Además muchos de ellos incluyen preguntas tipo examen o exámenes adaptativos completos, muy útiles para ir viendo tu nivel. Con estos recursos y mucho esfuerzo, hay estudiantes que lo preparan por su cuenta, incluso en poco tiempo. La otra opción es prepararlo con un curso;  existen numerosas opciones, presenciales y a distancia, normalmente no son baratas, aunque tienes la ventaja de que alguien te guía,  te da ciertas pautas sobre como enfrentarte a cada tipo de pregunta, te explica aquellas cosas que no entiendes. El curso por sí sólo no es suficiente claro, exige esfuerzo adicional. Una opción o la otra depende, como he comentado, del tipo de persona, de cómo estudie mejor, de si se es o no autodidacta, en mayor o menor grado, o se tiene tiempo para ir a los cursos…Hay personas que por su cuenta sólo necesitan pocas semanas y  personas que aún habiendo hecho un curso necesitan 2 , 3 o 4 meses. Lo que esta claro es que supone un esfuerzo y requiere motivación personal.

Yo, personalmente, aunque siempre he sido de estudiar por mi cuenta, he decidido ir a un curso, pues el examen es bastante peculiar y la competencia grande, así mejor usar todos los recursos a mi alcance; y luego tocarán muchas horas de estudio. Nada nuevo, por otro lado.

Anuncios

Un pensamiento en “GMAT

  1. Hola! Coincido con la necesidad de reconocer hasta donde podemos prepararnos por nuestra cuenta y cuando es mejor formarse con expertos. Me gustaría recomentar a los lectores de Barcelona este centro de formación en accesos a la universidad, GMAT, TOEFL, etc: http://www.gmatbarcelona.com

    Saludos a todos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s